Le Tour de Christ ®

​​​​​​​-Misión del Club-
        
•Mensajeros de Amor, Paz & Santidad.
•Traer Gente a Cristo a traves del Ciclismo.
•Promover Tiempo & Unidad Familiar.
•Transformar Discipulos en Discipulos Amados.
Divertirse y Compartir Felicidad.
  

  

  

  

  

  

    

 


Hacemos esto con la siguiente escritura en mente:

“No Olvidarse de la Misión”
 ~ Marcos 6:7-13 ~


* Jesús envía a los doce de dos en dos,
dándoles poder sobre los espíritus inmundos.

* Los mandó que no llevaran nada, solamente
un bastón, sandalias, y una túnica.

* Les dice que entren en donde los reciban.
* Les dice que en el lugar donde no los reciben,
que se sacudan el polvo de los pies como una
advertencia para ellos, y sigan hacia otro lugar.
* Los discípulos se fueron a predicar el arrepentimiento.

Expulsaban a los demonios, ungían con aceite a
los enfermos y los curaban.

​​Jesús llama a los doce y los envía. Es la esencia del apóstol,

ser enviado. Jesús los ha convocado para que vivan con él

y aprendan de él, pero poniendo su mirada más allá, ​en la

mission que les conferirá. Y hoy vemos en que consiste esa

misión, prolongar a actividad profética de su maestro. Pero

como Jesús, lo deberán hacer bajo el símbolo de la pobreza.

No tienen que preocuparse tanto por los medios para la

misión, sino en la esencia de la misma. Decía San Ambrosio

que los preceptos del evangelio indican qué debe hacer el que

anuncia el reino de Dios, sin báculo, sin alforja, sin calzado,

sin pan, sin dinero; es decir, no buscando la ayuda de los

auxilios mundanos, abandonando todo a la fe, y pensando

que mientras menos anhelemos los bienes temporales, más

podremos conseguirlos. Los apóstoles predican, expulsan

demonios, y curan enfermos porque Jesús les ha dado el

poder; es el mismo poder que hemos recibido como iglesia,

es el único poder que debemos buscar, no el que nos dan los

medios materiales, por eso, tenemos que cuidar de no

desviarnos nunca de lo esencial, que es anunciar a Cristo.

El Papa Francisco decía en una homilía que, desviarse de lo

esencial de este anuncio, comporta el riesgo de tergiversar

la misión de la iglesia, y entonces, el esfuerzo por aliviar las

diversas formas de miseria se vacía de lo único que cuenta,

llevar a Cristo a los pobres, a los ciegos, a los prisioneros.

Es cierto que necesitamos ayuda y crear organizaciones que

presten esa ayuda, porque el Señor nos da los medios. Pero,

cuando olvidamos la misión, olvidamos la pobreza,

olvidamos el celo apostólico, y ponemos la esperanza en los

medios, la iglesia acaba lentamente en una especie de

ONG ~Organisation Non Gouvernementale~, se convierte en

una bonita organización poderosa, pero no evangélica,

porque le falta el espíritu, la pobreza, y la fuerza de curar.

 
Recemos juntos esta oración:

 Señor, tu me envías a anunciarte y me acompañas
con

tu poder, que hoy pueda proclamar tu nombre y llevar

tu consuelo a quienes pongas en mi camino. Amén

Y que la bendición de Dios Todopoderoso;
del Padre, el Hijo, y el Espíritu Santo,
nos acompañe siempre. Amén



​Homilia del Padre Pedro Brassesco





H

Misión   
    
-La Misión de LTDC Ciclismo Club-​

​​​H