Le Tour de Christ ®

Santos Sacramentos

​                       -transforma discípulos...                           ​      
​                ...en “Discípulos Amados” -​

​​​H

​​
(Lección 7)​ ​  - Santa Unción de Enfermos -  (Lección 7)

​(Contáctenos para insrucciones de acceso a la lección en video de Saint Benedict+Press)

       
Con la Sagrada Unción de los Enfermos y la
oración de los sacerdotes, toda la iglesia entera
encomienda los enfermos al Señor sufriente y
glorificado para que los alivie y los salve
(Lee CIC
1499)
. Este sacramento se basa en lo que ini-
cialmente fue parte del llamado de Cristo Jesús
a sus discípulos: “Ellos echaron fuera muchos
demonios y ungieron a muchos enfermos con
aceite y los sanaron.”
Marcos 6:13 (Lee Marcos 16:17-18;
Mateo 10:8; Santiago 5:14-15; CIC 1506-1507,1509-1510)
. El
Antiguo Testamento muestra a la enfermedad
como un castigo de Dios, vinculada al pecado y
al mal hecho por esa persona enferma; y un
mecanismo de conversión para que el enfermo
se vuelva a Dios y siga sus leyes y mandamientos;
y el perdón de Dios le da la sanación
(Lee Éxodo
15:26; CIC 1502)
. Por el contrario, en el Nuevo Testa-
mento, el mismo Cristo Jesús muestra a la enfer-
medad o invalidez en una persona, como algo
desligado al pecado de esa persona, o de sus
padres: “… Rabí, ¿quién pecó, éste o sus padres,
para que naciera ciego? Jesús respondió: Ni éste
​ pecó, ni sus padres; sino que está ciego para que
las obras de Dios se manifiesten en él.”
Juan 9:2-3;
mas bien, la enfermedad está ligada al pecado
original, que trajo como resultado el sufrimiento,
las enfermedades, las invalideces de Nacimiento,
y la muerte
(Lee CIC 1264;1426;1500-1501,1505). Cristo
Jesús nos enseña en su vida, a tener compassion
por los enfermos y por su sufrimiento
(Lee Mateo
4:24)
. Todas las sanaciones que hizo Jesús son un
signo maravilloso que Dios ha visitado a su gente
(Lee Lucas 7:16). No solo Jesús vino a sanar a los
enfermos, también a perdonarles sus pecados
(Lee Marcos 2:5-12). Jesús cura al enfermo, su alma y
su cuerpo, es el doctor que ellos necesitan
(Lee
Marcos 2:17)
. La compasión de Jesús es tan grande
que él mismo se identifica con el enfermo:
“…estuve enfermo y me visitaste”
(Lee Mateo 25:36).
“Mi gracia es suficiente para ti, porque mi poder
se hace perfecto en la debilidad.”
2 Corintios 12:9. Y
su amor por los enfermos continua con este
sacramento llamado Unción de los Enfermos
(Lee CIC 1503-1513). La gracia de este sacramento
tiene como resultado: (a) La unión del enfermo
a La Pasión de Cristo; (b) El consuelo, la paz y el
ánimo para soportar, cristianamente, el sacrifi-
cio; (c) El perdón de los pecados si el enfermo
no pudo obtenerlo por el sacramento de la
penitencia y reconciliación; (d) El restableci-
miento de la salud corporal, si conviene a la
salud espiritual; y (e) La preparación para el
paso a la vida eterna
(Lee CIC 1532).

​​​H